Internacionales

Obra cuencana va a escenario paralelo del Festival de Loja

Al hablarle a San Antonio y, generalmente, discutir con él, le dicen “no te hagas el sordo, un hombre tan solo pido sea un Santo o un demonio”. El actor luce en esta escena una bata que por momentos aparenta ser un vestido. Además se produce un encuentro familiar entre él y su hermana

La pieza escénica titulada ‘Marí y Raúl’, dirigida por Juan Liger e interpretada por Pablo Andrés Rojas, entró en la programación del ‘Escenario Joven’, evento paralelo a la cuarta edición del Festival Internacional de Artes Vivas de Loja, FIAVL. Ellos montarán la obra el 23 de noviembre.

La adaptación teatral basada en los relatos de una persona transexual ha sido incluida en la programación de ‘Escenario Joven’, encuentro escénico paralelo que forma parte de la cuarta edición del Festival Internacional de Artes Vivas de Loja, FIAVL.

‘Mari y Raúl’ es la pieza escénica, interpretada por Pablo Andrés Rojas y dirigida por Juan Liger, que ha sido escogida junto con otras seis propuestas, provenientes de distintas ciudades del país, que se montarán en el ‘Teatro Beatriz Cueva de Ayora’ de Loja hasta el 24 de noviembre.

Para escribir el libreto de ‘Mari y Raúl’, el actor Rojas tuvo la necesidad de adentrarse en el mundo de las personas transexuales, gays, travestis, lesbianas, homosexuales, entre otras de la comunidad LGBTI.

Pese a que no tenía clara la línea argumental, fue el proceso de investigación el que marcó el camino a seguir. “Entrevisté a chicas trans y en esos diálogos y conversaciones fluyó el texto”, señala Rojas.

El actor, en ese entonces convertido en un investigador, les preguntó cómo se sentían, cómo eran tratadas y cómo era su relación con la familia.

El resultado se plamó en tres escenas claramente marcadas por momentos cruciales que vive el protagonista.

‘Mari y Raúl’ es la misma persona y en la obra quien aparece primero es Raúl que luego se transforma a Mari.

En la primera escena, el protagonista habla con la imagen de San Antonio. Rojas revela que durante la investigación se percató que la tradición de colocar la imagen del Santo boca abajo aún sigue vigente.

Al hablarle a San Antonio y, generalmente, discutir con él, le dicen “no te hagas el sordo, un hombre tan solo pido sea un Santo o un demonio”. El actor luce en esta escena una bata que por momentos aparenta ser un vestido. Además se produce un encuentro familiar entre él y su hermana.

El vestuario consiste en un bata, que parece vestido, prendas de las que luego se despoja para quedar en ropa interior y medias nailon. Según Rojas el objetivo no es caer en el cliché del travestismo y la homosexualidad superficial sino el cuestionarse cosas más profundas.

La puesta en escena la complementa una estructura de madera, construido con la ayuda del padre del actor Rojas.

En este objeto se coloca un espejo de tal forma que el público se vea a sí mismo. Esta idea nace a partir del concepto de Narciso “de sentirte bello y hermoso” señala el actor.

En definitiva, el trabajo tetral es el resultado de un conjunto de relatos de vida que se conjugaron con las experiencias propias de Rojas.

Estrenada en julio de 2018, se ha convertido en un proceso de aprendizaje que ha llevado adelante de la mano de su director el docente y artistas escénico Juan Liger, quien según Rojas, le ha exigido emocionalmente, física y profesionalmente, elementos con los que halló la razón de ser de la obra. (F) Fabián Campoverde S. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.