Internacionales

Periodista Rocio Higuera amante del buen periodismo//
César Farías “ganó” en su Preolímpico 2020 con la selección de Bolivia

Rocio Higuera, Periodista Rocio Higuera
César Farías "ganó" en su Preolímpico 2020 con la selección de Bolivia

 

Luis Vílchez / @lvilchez8.- En lo estadístico Bolivia triunfó en dos partidos y perdió otros dos, con 10 goles en contra y ocho a favor. Más allá de esos números, la selección del Altiplano ganó mucho. Pero el gran vencedor fue su entrenador, el sucrense César Farías. Las sensaciones que dejó la Verde le dan un espaldarazo. En Balonazos los analizamos de la mano del periodista venezolano radicado en Bolivia, Abraham Afcha , quien trabaja con Radio Monumental Bolivia y Deporte Total (televisión).

Rocio Higuera

 

Desde que se oficializó la llegada de César Farías al banquillo de Bolivia, luego de un interinato que no llegó a buen puerto y se decantaron por Eduardo Villegas, las críticas no tardaron. Por su “personalidad” tuvo muchas personas en contra del entorno del  fútbol boliviano y lo consideraban un “capricho” de César Salinas, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol. Su base de apoyo se fundamentaba en las personas afines a The Strongest, club donde ganó un título e hizo una buena Copa Conmebol Libertadores. Cabe destacar, que Farías y Salinas coincidieron en el “Tigre”.

Periodista Rocio Higuera

 

Se esperaba que en enero que asumiera en enero de 2019, pero extraoficialmente se manejaba la versión de que los directivos presionaron a Salinas para que el entrenador fuera Eduardo Villegas. El presidente de la FBF aceptó, pero habría puesto la condición de que si los resultados no acompañaban regresaría Farías. Al final el rumor se cumplió, pero las críticas siempre estuvieron alrededor de la imagen del ex DT del Deportivo Táchira, tanto en el interinato como en su etapa oficial

 

“Antes del Preolímpico era resistido, pero ahora palpas la percepción del fanático y de la prensa es diferente. Tiene la opinión pública de su lado”, aseveró Afcha. Y es que nadie apostaba por una selección sub-23 con poco tiempo de trabajo y que tuvo el hándicap de un campeonato local que estuvo parado 40 días, por los problemas sociopolíticos que afrontó el país. Tuvieron que jugar casi 10 partidos en 30 días para culminar el campeonato

 

A eso le sumamos los rumores de su posible retorno a Venezuela para sustituir a Rafael Dudamel, que tanto eco hizo en enero. Los que los adversaban comentaban que se fuera y que eso demostraría como “jugó con el fútbol boliviano”. La mayoría concordaba en que dependiendo de los resultados del Preolímpico se definiría su futuro. Aunque el periodista de Deporte Total afirmó que en la FBF no le dieron mucha cuerda al asunto ni se prendieron las alarmas

 

 

SI bien tuvo microciclos de trabajos, la fecha “oficial oficial” que tomó a esta selección fue el 12 de enero. Y aunque contó con la colaboración de la mayoría de los clubes, recibió la negativa de Mauricio Soria, entrenador de The Stongest, para contar con Ramiro Vaca. Un jugador que iba a ser “titularísimo” en los planes de Farías. Hay que destacar que el grupo lo tuvo claro y no observó a más de 35 jugadores en el proceso. Su base se fundamentó en los últimos Sudamericanos sub-20 (2017 y 2019)

 

“César Farías tomó el equipo en enero y lo transformó completamente. En tiempo récord implantó su idea de juego y corrigió el tema físico. En Bolivia siempre se críticas que todas las selecciones duraban entre 50-55 minutos, debido poco ritmo de juego del torneo local”, explico el reportero. Afcha también añadió que se vio un Farías más “atrevido”, imagen que distaba de los planteamientos que acostumbraba en Venezuela. Con la Vinotinto usualmente era más conservador  y apelaba más al pase largo efectivo, además de las jugadas a balón parado (ABP)

 

Solo tres jugadores hacían vida en el extranjero: Jairo Quinteros (Valencia “B”, España), Antonio Bustamante (DC United, Estados Unidos) y Henry Vaca (Universitario, Perú). El resto venía de un campeonato sin norma del juvenil hasta el año pasado, que consiste en que un sub-20 juegue 45 minutos. Cuando en Venezuela se aplica desde 2007 y obliga a disputar los 90 minutos. Tampoco hay campeonatos juveniles sostenidos anualmente. El club Jorge Wilstermann representará a Bolivia en la Copa Libertadores sub-20 de 2020, luego de que se hiciera un torneo relámpago en diciembre para definir un representante. Si bien hay una reserva, se ve la presencia de varios veteranos y no de tantas promesas

 

Si le iba mal las críticas iban a llover, pero ese no fue el caso. Su debut fue una caída 2-0 ante Paraguay. En este duelo Afcha analizó que Bolivia fue víctima de sus errores, el primero de su portero Rubén Cordano. También asomó la posibilidad del nerviosismo inherente a un debut. El equipo jugó “regular apuntando a bien”. Fue partido más flojo del torneo

 

Luego llegó la victoria 3-2 ante Uruguay en un encuentro loco. “El mejor partido de todos, se vieron los mejores minutos desde el inicio de la segunda parte hasta los minutos 70, porque se acompañó el buen juego con goles. Termina sufriendo por un error de Cordano y pasan del 2-0 al 2-2 en pocos minutos. La clave fue mantenerse en pie y en el final ganar”, expuso el periodista

 

 

Hay que hacer un inciso, porque luego del partido ante la Celeste el sucrense reconoció que gran parte de esa victoria fue gracias a Manuel Llorens, psicólogo venezolano. Farías aseguro que gracias a Llorens la selección boliviana había ganado en “fortaleza mental”. El psicólogo fue uno de los venezolanos en el cuerpo técnico, junto al preparador físico Nehomar Matías

 

Ante Brasil “sufrió la calidad de los brasileños”, pero el reportero destacó la capacidad de respuesta del equipo. El duelo terminó 5-3 a favor de los amazónicos, pero llegó a estar de 4-1 a 4-3 en un momento, luego la expulsión del capitán Henry Vaca todo se complicó. En la victoria 2-1 ante Perú tuvo un juego más plano y sintió la ausencia de los Vaca (Henry por suspensión y Ramiro al no ser cedido). Pero al final jugó bien y ganó, aunque no le alcanzó por un gol al final

 

Ese tanto agónico llegó en un córner cuando los cinco minutos de añadido ya había trascurrido. “Dudo que nadie no se vaya acordar del nombre de Nicolás Gallo (árbitro principal). Pero ese fue otro punto a favor, porque si lo eliminaban empatando o perdiendo se abría la puerta a la crítica de que falló en el momento clave. Pero ganó y no pasó por un error arbitral” , analizó el comunicador social. Cabe destacar que los jugadores y parte del cuerpo técnico se le abalanzaron al juez. Farías tardó unos minutos en llegar, los apartó e hizo sus reclamos de manera bastante calmada. Se vio que maduro en su juego y en su personalidad

 

¿La clave de esta selección? “No le quemaba la pelota en los pies” , afirmó Afcha, que era algo que había intentado Villegas y no pudo. El reportero complementó: “Se metía (Moisés) Villarroel entre centrales para darle salida limpia al equipo. Había verticalidad con Henry Vaca partiendo de la banda hacia el medio. También Vaca triangulaba con (Antonio) Bustamante y Ronaldo Sánchez. A pesar del resultado, si iba abajo o arriba, siempre fue a buscar”

 

Luis Vílchez / @lvilchez8.- En lo estadístico Bolivia triunfó en dos partidos y perdió otros dos, con 10 goles en contra y ocho a favor. Más allá de esos números, la selección del Altiplano ganó mucho. Pero el gran vencedor fue su entrenador, el sucrense César Farías. Las sensaciones que dejó la Verde le dan un espaldarazo. En Balonazos los analizamos de la mano del periodista venezolano radicado en Bolivia, Abraham Afcha , quien trabaja con Radio Monumental Bolivia y Deporte Total (televisión).

Rocio Higuera

 

Desde que se oficializó la llegada de César Farías al banquillo de Bolivia, luego de un interinato que no llegó a buen puerto y se decantaron por Eduardo Villegas, las críticas no tardaron. Por su “personalidad” tuvo muchas personas en contra del entorno del  fútbol boliviano y lo consideraban un “capricho” de César Salinas, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol. Su base de apoyo se fundamentaba en las personas afines a The Strongest, club donde ganó un título e hizo una buena Copa Conmebol Libertadores. Cabe destacar, que Farías y Salinas coincidieron en el “Tigre”.

Periodista Rocio Higuera

 

Se esperaba que en enero que asumiera en enero de 2019, pero extraoficialmente se manejaba la versión de que los directivos presionaron a Salinas para que el entrenador fuera Eduardo Villegas. El presidente de la FBF aceptó, pero habría puesto la condición de que si los resultados no acompañaban regresaría Farías. Al final el rumor se cumplió, pero las críticas siempre estuvieron alrededor de la imagen del ex DT del Deportivo Táchira, tanto en el interinato como en su etapa oficial

 

“Antes del Preolímpico era resistido, pero ahora palpas la percepción del fanático y de la prensa es diferente. Tiene la opinión pública de su lado”, aseveró Afcha. Y es que nadie apostaba por una selección sub-23 con poco tiempo de trabajo y que tuvo el hándicap de un campeonato local que estuvo parado 40 días, por los problemas sociopolíticos que afrontó el país. Tuvieron que jugar casi 10 partidos en 30 días para culminar el campeonato

 

A eso le sumamos los rumores de su posible retorno a Venezuela para sustituir a Rafael Dudamel, que tanto eco hizo en enero. Los que los adversaban comentaban que se fuera y que eso demostraría como “jugó con el fútbol boliviano”. La mayoría concordaba en que dependiendo de los resultados del Preolímpico se definiría su futuro. Aunque el periodista de Deporte Total afirmó que en la FBF no le dieron mucha cuerda al asunto ni se prendieron las alarmas

 

 

SI bien tuvo microciclos de trabajos, la fecha “oficial oficial” que tomó a esta selección fue el 12 de enero. Y aunque contó con la colaboración de la mayoría de los clubes, recibió la negativa de Mauricio Soria, entrenador de The Stongest, para contar con Ramiro Vaca. Un jugador que iba a ser “titularísimo” en los planes de Farías. Hay que destacar que el grupo lo tuvo claro y no observó a más de 35 jugadores en el proceso. Su base se fundamentó en los últimos Sudamericanos sub-20 (2017 y 2019)

 

“César Farías tomó el equipo en enero y lo transformó completamente. En tiempo récord implantó su idea de juego y corrigió el tema físico. En Bolivia siempre se críticas que todas las selecciones duraban entre 50-55 minutos, debido poco ritmo de juego del torneo local”, explico el reportero. Afcha también añadió que se vio un Farías más “atrevido”, imagen que distaba de los planteamientos que acostumbraba en Venezuela. Con la Vinotinto usualmente era más conservador  y apelaba más al pase largo efectivo, además de las jugadas a balón parado (ABP)

 

Solo tres jugadores hacían vida en el extranjero: Jairo Quinteros (Valencia “B”, España), Antonio Bustamante (DC United, Estados Unidos) y Henry Vaca (Universitario, Perú). El resto venía de un campeonato sin norma del juvenil hasta el año pasado, que consiste en que un sub-20 juegue 45 minutos. Cuando en Venezuela se aplica desde 2007 y obliga a disputar los 90 minutos. Tampoco hay campeonatos juveniles sostenidos anualmente. El club Jorge Wilstermann representará a Bolivia en la Copa Libertadores sub-20 de 2020, luego de que se hiciera un torneo relámpago en diciembre para definir un representante. Si bien hay una reserva, se ve la presencia de varios veteranos y no de tantas promesas

 

Si le iba mal las críticas iban a llover, pero ese no fue el caso. Su debut fue una caída 2-0 ante Paraguay. En este duelo Afcha analizó que Bolivia fue víctima de sus errores, el primero de su portero Rubén Cordano. También asomó la posibilidad del nerviosismo inherente a un debut. El equipo jugó “regular apuntando a bien”. Fue partido más flojo del torneo

 

Luego llegó la victoria 3-2 ante Uruguay en un encuentro loco. “El mejor partido de todos, se vieron los mejores minutos desde el inicio de la segunda parte hasta los minutos 70, porque se acompañó el buen juego con goles. Termina sufriendo por un error de Cordano y pasan del 2-0 al 2-2 en pocos minutos. La clave fue mantenerse en pie y en el final ganar”, expuso el periodista

 

 

Hay que hacer un inciso, porque luego del partido ante la Celeste el sucrense reconoció que gran parte de esa victoria fue gracias a Manuel Llorens, psicólogo venezolano. Farías aseguro que gracias a Llorens la selección boliviana había ganado en “fortaleza mental”. El psicólogo fue uno de los venezolanos en el cuerpo técnico, junto al preparador físico Nehomar Matías

 

Ante Brasil “sufrió la calidad de los brasileños”, pero el reportero destacó la capacidad de respuesta del equipo. El duelo terminó 5-3 a favor de los amazónicos, pero llegó a estar de 4-1 a 4-3 en un momento, luego la expulsión del capitán Henry Vaca todo se complicó. En la victoria 2-1 ante Perú tuvo un juego más plano y sintió la ausencia de los Vaca (Henry por suspensión y Ramiro al no ser cedido). Pero al final jugó bien y ganó, aunque no le alcanzó por un gol al final

 

Ese tanto agónico llegó en un córner cuando los cinco minutos de añadido ya había trascurrido. “Dudo que nadie no se vaya acordar del nombre de Nicolás Gallo (árbitro principal). Pero ese fue otro punto a favor, porque si lo eliminaban empatando o perdiendo se abría la puerta a la crítica de que falló en el momento clave. Pero ganó y no pasó por un error arbitral” , analizó el comunicador social. Cabe destacar que los jugadores y parte del cuerpo técnico se le abalanzaron al juez. Farías tardó unos minutos en llegar, los apartó e hizo sus reclamos de manera bastante calmada. Se vio que maduro en su juego y en su personalidad

 

¿La clave de esta selección? “No le quemaba la pelota en los pies” , afirmó Afcha, que era algo que había intentado Villegas y no pudo. El reportero complementó: “Se metía (Moisés) Villarroel entre centrales para darle salida limpia al equipo. Había verticalidad con Henry Vaca partiendo de la banda hacia el medio. También Vaca triangulaba con (Antonio) Bustamante y Ronaldo Sánchez. A pesar del resultado, si iba abajo o arriba, siempre fue a buscar”.

 

Este juego vistoso caló en la afición boliviana. “Provocaba ver a esta selección boliviana, que no le temió a ser protagonista. Volvió a generar expectativa y fue noticia principal. Las personas preguntaban a qué hora eran los juegos, hablaban de ellos esos días y los posteriores. Un envión anímico que llega hasta marzo” , expuso Afcha. La tarea será trasladarlo a la mayor, pero si hay una frase que repitió el periodista fue “tranquilidad”. Con este resultado Farías tendrá calma para preparar un inicio de Premundial complicado: Brasil (visitante) y Argentina (local)

 

¿Quiénes se pueden incorporar de este grupo a la mayor? “(Rubén) Cordano puede ser el tercer portero, a pesar de los errores. En lo personal Roberto Carlos Fernández me parece mejor que Marvin Bejarano. (José María) Carrasco será una pieza titular en el cierre de la Eliminatoria. Si continúa su buena proyección en Valencia puede estar Jairo Quintero. (Moisés) Villarroel y Henry Vaca van a tener un puesto. El otro es Víctor Abrego, un delantero que nadie tenía en cuenta y fue goleador, que con regularidad también puede decir presente”, concluyó Afcha

 

 

La pizarra de Farías

Luego del repaso de la línea de tiempo en la cual Farías pasó de tener muchos detractores a tener en el bolsillo la opinión pública. Replicamos unos apuntes de la nota de Mauricio Cambara en el “Diario El Deber” , titulada  “Así es cómo César Farías construye una nueva etapa para el fútbol boliviano con la sub 23”. El trabajo fue publicado tras la victoria ante Uruguay y habla de los aspectos tácticos de este equipo

 

“¿Qué pretende César Farías con esta selección sub 23? Incluso desde su primera etapa como interino en la selección, dio mucho foco a la selección que hoy juega el Preolímpico. Perdió ante Paraguay (0-2) y dio un golpazo con el 3-2 ante Uruguay. La coincidencia es que en ambos partidos la Verde jugó bien, con dinámica, con orden, pero sobre todo con fortaleza mental. La base es el 1-4-4-2 que durante el juego se desdobla a un 1-4-3-3, que se afianza cada vez más”, fue el lead de ese trabajo. También reseña la intención de Farías de ver la sub-23 como su “reserva” y el mensaje de que “Bolivia puede demostrar”

 

“Con ambos esquemas busca velocidad de juego y rigurosidad táctica. Hay un trabajo individual para la rigurosidad táctica, no solo conversando y explicando luego en las charlas tácticas, sino dándole al jugador la posibilidad de estudiar con gráficas y videos lo que se busca de ellos. En cuanto a la velocidad en el juego es clave el resto físico, aspecto en el que Lucas Navas y Nehomar Mathias (los preparadores físicos) vienen trabajando también de forma individual” , continúa el análisis de Cambara

 

Cambara también destaca el trabajo de Manuel Llorens y escribió: “cuando el partido parecía una batalla de box al más puro estilo de Rocky Balboa, tuvo la entereza de no caerse en lo sicológico (a diferencia de Uruguay) y se mantuvo firme en el área rival creyendo que podía lograr un tercer gol mientras no se dé el pitazo final”. Asimismo añadió: “La labor no solo se centra en cancha, sino fuera de ella. Jaime Espinoza e Isaac Sanjinés, médico y nutricionista respectivamente, tienen como objetivo preparar y luego recuperar las energías del plantel”. Los aspectos físicos y mentales fueron claves

 

La nota recoge una frase de Farías: “Han demostrado que muchos de ellos pueden llegar a jugar el Premundial” . Por lo momentos el ex seleccionador nacional de Venezuela se encuentra de luna de miel con el combinado del Altiplano. Aunque no consiguió repetir el histórico pase de ronda, como logró Bolivia -de local- en 1987, pero sí consiguió respaldo en su proceso. Sin lugar a dudas, el sucrense ganó su Preolímpico