Negocios

¿Quién es Laura Londoño, la actriz que hace a Gaviota en “Café con aroma de mujer”?

Inquieta Es artista desde la cuna. Se le nota en sus gestos cotidianos. Su hermano Daniel, a quien adora, le tocó padecer varios de los shows que Laura montaba. Ella tenía 3 años y él seis meses. Las hermosas pestañas del bebé eran motivo de elogio. A la niña le crispaba los nervios que todos le tiraran flores al recién nacido. Una tarde, su madre le pidió que cuidara de su hermano menor mientras se bañaba y Laura aprovechó para cortarle las pestañas con una tijera. “¿Y a mí por qué no me dicen nada?”, pensaba esa pequeña. Por suerte no hubo que lamentar daños y hoy los hermanos Londoño recuerdan aquel episodio con una sonrisa

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Aquel día de 2015 que a Laura Londoño le comunicaron que estaba entre las elegidas para hacer el casting de la serie Bloque de Búsqued a invitó a dos policías a su casa para inmiscuirse en ese mundo con propiedad. Precisaba material para construir a la sargento Olga Díez y les robó gestos, mañas, dichos, posturas e historias. Tenía cero conocimiento sobre las milicias pero una tarde le bastó para absorber tanta información como para quedarse con el papel de esta mujer que combatió al narcotráfico en la década de 1990.

Hace poco más de un año la escena volvió a repetirse. Sonó el teléfono con otro regalo inesperado: la convocaban a audicionar para interpretar a la popular y querida Teresa Suárez , alias Gaviota , en el remake de Café con aroma de mujer . Se sintió honrada con la propuesta, aun sin saber que con Gaviota volvería al canto, su primer amor, y que la novela llegaría a más de 300 millones de personas a través de Netflix . Fue Top 10 en 19 países, entre ellos Uruguay, donde lidera hace meses.

“Me están entregando una joya, hay que limpiarla y ponerla a brillar nuevamente”, dijo sobre el rol que 28 años atrás inmortalizó Margarita Rosa de Francisco .

Apenas le confirmaron que sería Gaviota se internó en una finca para conocer de primera mano el universo del café junto al capataz. No podía meterse en la piel de una recolectora de café sin saber ni siquiera tomarse una buena taza de esta típica bebida. Fue de cero a cien y se volvió una experta en el tema. No se le escapó ni un solo un detalle. Aprendió cómo se recolecta, se seca, se tuesta, se muele y se beneficia este producto que tanto une.

Es que si de aprender se trata, esta talentosa artista colombiana de 33 años siempre está lista para transformarse en una esponja. Según Nora Tapia, su madre, la pasión está en su esencia. “En el arte, como en la vida, lo entrega todo”, ha dicho una de las personas que más la conoce y que le enseñó a aceptar las críticas.

Inquieta Es artista desde la cuna. Se le nota en sus gestos cotidianos. Su hermano Daniel, a quien adora, le tocó padecer varios de los shows que Laura montaba. Ella tenía 3 años y él seis meses. Las hermosas pestañas del bebé eran motivo de elogio. A la niña le crispaba los nervios que todos le tiraran flores al recién nacido. Una tarde, su madre le pidió que cuidara de su hermano menor mientras se bañaba y Laura aprovechó para cortarle las pestañas con una tijera. “¿Y a mí por qué no me dicen nada?”, pensaba esa pequeña. Por suerte no hubo que lamentar daños y hoy los hermanos Londoño recuerdan aquel episodio con una sonrisa.

Laura escuchó varias veces decir a su padre que si volviera a nacer sería artista y no ingeniero. La máquina del tiempo aún no se inventó así que se encargó de transmitir a su hija ese gusto y deleite por el arte cual legado. Se lo fomentó desde chica: la mandó a clases de piano, ballet, pintura, teatro, canto, solfeo y cerámica.

Exploró y buceó en distintas disciplinas. Incluso se metió en el modelaje, que poco la seducía, pero a los 16 años le permitió vivir seis meses en París y disfrutar otra de sus grandes pasiones: viajar. “Tengo alma de gitana”, ha revelado.

Al terminar el colegio se anotó en facultad de arquitectura. Solo asistió a una clase. Ese mismo día la llamaron para que se integrara a la escuela de actuación de Caracol Televisión y se tiró al agua. Sabia decisión. Se ganó un lugar en ese semillero de artistas y la directora de la escuela la recomendó para el elenco de Simplemente el fin del mundo . Con esa obra fue feliz recorriendo festivales de teatro en Alemania, Irlanda, España y Brasil.

Su debut en televisión fue con Las profesionales , a su servicio, en 2006. Entre sus roles más queridos están los que interpretó en El Capo , Comando Élite, La ley del Corazón y Bloque de Búsqueda .

El cine le fascina, y en 2014, la profesión volvió a sorprenderla con una oportunidad de ensueño: protagonizó junto a Benicio del Toro el filme Escobar, paraíso perdido . “Sentía como si me estuvieran midiendo el aceite todo el tiempo; lo bueno era saber que estaba ahí porque me lo había ganado”, ha dicho sobre la experiencia.

Laura Londoño y William Levy derrochan romanticismo cuando interpretan a Gaviota y Sebastián. Coincidencias Laura comparte unas cuantas similitudes con la entrañable Gaviota. Al igual que la campesina de Café con aroma de mujer, es una apasionada por la naturaleza: acumula 40 plantas y cuatro bonsái en su apartamento.

A Laura, tal como le pasó a Gaviota, le cambió la vida un viaje a Nueva York. Había pensado en abandonar la carrera de actriz pero un semestre alejada de todo en Australia le hizo abrir los ojos y descubrió que si quería conseguir los personajes que anhelaba debía estudiar con los mejores. Se tomó un avión rumbo a la meca del teatro para perfeccionarse, estudió actuación en la academia de Lee Strassberg por tres años y cosechó grandes éxitos. Entre los más recientes figura integrar el elenco de El olvido que seremos , ganadora del Goya a Mejor Película Iberoamericana.

Gaviota endulza con su tierna voz los cafetales y Laura vibra con la música. Cuando supo que en Café con aroma de mujer le tocaba el reto de cantar, tembló de nervios pero agradeció reencontrarse con ese gran amor. Ha contado que lo que más disfruta del proyecto son las hermosas y pegadizas canciones.

Laura, igual que su personaje, es una romántica. Conoció al cineasta Santiago Mora Bahamón una década atrás en el Festival de Cine de Cartagena y se volvieron inseparables. No creía en el casamiento pero él la convenció y la llevó al altar. Hace un año y medio nació Allegra y por estos días llegará Mikaela, su segunda hija.

“Mi familia es un polo a tierra, me impulsa, es como si me hubieran agregado motores, puedo volar más lejos gracias al apoyo de ese equipo”, ha confesado.

acción ¿Fuera de la pantalla? El amor romántico entre los protagonistas de Café con aroma de mujer no se traslada al set. Hay rumores de que la química entre William Levy y Laura Londoño no es tal como vemos en la pantalla. El actor cubano está recién separado y a su compañera no le habría caído bien que llegara mal dormido y con resaca a filmar. “Es como un niño chiquito, a pesar de que se ve como un hombre grandote”, dijo ella en una entrevista. Y aunque no dio detalles sobre el relacionamiento, reveló que lo apodan “Willy Deli” (por delicioso) porque en el set se desmayaban todas por él. Otro guiño es que días atrás, Laura publicó un carrusel de fotos en Instagram donde recordó con nostalgia el rodaje de la exitosa serie y en ninguna aparecía William Levy. ¿Será solo casualidad?