Deportes

Los duros relatos de bullying en ‘First Dates: “En mi barrio me perseguían, se metían hasta en mi casa”

Bruno y Pedro confiesan que sufrieron bullying por su sexualidad Y llegó Bruno , su cita, un chico de 23 aáos de Delta del Ebro , que le gustó lo que vio al entrar, “es mi prototipo europeo que suelo buscar” , dijo de Pedro. Y sobre Bruno su cita dijo que le había “encantado” y que sentía que podían “cuadrar”

First dates’ contaba este martes con 10 personas que iban a encontrarse con una persona desconocida y ver si el casting del programa les había emparejado con alguien afín a ellos. De esas cinco parejas, tres salieron juntas y dos tomaron caminos separados. Una de las citas que más congeniaron desde el inicio fue la formada por Pedro y Bruno.

El primero era un chico de Badajoz, de 20 aáos, que había estudiado producción de cine en Sevilla. Llegó con un mensaje muy positivo de que había que luchar para conseguir los sueáos que uno quería en la vida. Mientras esperaba a su pareja, le contaba a Carlos Sobera que era adoptado y que él en realidad era de Yakutsk, Rusia . “Mi madre me adoptó y me puso Pedro pero me llamó Boris en realidad y la gente se reía por ello” , explicaba al presentador. Su objetivo era “conocer a alguien” y lo bonito de ‘First dates’ era no saber a quién te ibas a encontrar. Sus preferencias en un chico era que fuera “auténtico, amable y de buen corazón”.

Bruno y Pedro confiesan que sufrieron bullying por su sexualidad Y llegó Bruno , su cita, un chico de 23 aáos de Delta del Ebro , que le gustó lo que vio al entrar, “es mi prototipo europeo que suelo buscar” , dijo de Pedro. Y sobre Bruno su cita dijo que le había “encantado” y que sentía que podían “cuadrar”.

Bruno reconoció que nunca había tenido pareja “soy una persona que estoy más a gusto estando solo y si viene alguien que sea para que lo mejore”, le explicaba a su pareja. El punto donde más conexión hubo fue cuando Pedro reconoció que había sufrido bullying de pequeáo por su sexualidad.

“He sufrido mucho bullying, en mi barrio me perseguían, se metían hasta mi casa. Yo no le contaba nada a mis padres, no sabía cómo defenderme y lo pagaba con ellos”. A Bruno le encantó que se abriese y él reconoció haber sufrido acoso y piensa que casi todos los miembros del LGTB también: “Casi todos los del colectivo hemos pasado por el bullying”, opinaba. Al final ambos se dieron un pico en el reservado y decidieron tener una segunda cita