Negocios

“Estilo de vida” se divulga en las tradicionales y modernas plataformas

María Mercedes Nouel, periodista gastronómica y relacionista pública, eleva el rol del periodista gastronómico y señala que para que la comunicación sea efectiva se requiere un comunicador especializado y que sepa de lo qué esta hablando. “Además se necesitan a los periodistas tradicionales, que trabajan en medios tradicionales para que así el mensaje llegue a quienes tienen que llegar, por supuesto sin dejar de lado a los influencers, quienes también tienen su alcance”

Los nuevos tiempos y tecnologías han introducido cambios en la forma en que producimos, distribuimos y consumimos información. Bien sea informaciones de índole política, económica e incluso de áreas en lo que comúnmente se le llama “Estilo de Vida”, la comunicación ha dado una vuelta de tuerca y la misma se ha redefinido en los modelos de difusión.

“La comunicación de moda sigue jugando un papel tan importante como en el pasado. Las revistas especializadas, agencias de moda o medios de comunicación cumplen una función imprescindible en el fomento de tendencias de belleza y la aceptación por parte del público”, explica la Escuela de Unidad Editorial de España. Sin embargo, agrega que en estos tiempos, las nuevas tecnologías no han hecho sino agregar más vías para comunicar, tal es el caso de las redes sociales y los influencers.

“No podemos negar que el factor que más ha popularizado la moda en el presente es, sin duda, Internet y el fenómeno de los blogs y las redes sociales, en particular Instagram, que sirven para intercambiar y acceder a contenidos creados por los/as usuarios/as, al margen de la industria y los medios de comunicación (aunque también desde ellos, lo que genera toda una serie de paradojas)”, señala la catedrática española Ana María Velásco Molpeceres en su análisis “La moda y los medios de comunicación: de la prensa femenina tradicional a los políticos e influencers”. Señala que si bien es inocultable el hecho de que hay más maneras de comunicarse los medios siguen siendo un pilar importante de esa función y lo que hay ahora es diversidad en la forma en la que consumimos la información.

“No obstante, el modelo que más repercusión ha tenido en Internet ha sido el de influencers, bloggers e instagramers, que comparten su indumentaria (como la italiana Chiara Ferragni) y sus adquisiciones. De estos perfiles, nacidos al margen de la industria, se han nutrido las marcas y los medios de comunicación para reafirmarse y capear la crisis del papel y la económica”.

Con la gastronomía ha ocurrido algo bien curioso. Y es que cada vez más es un tema de interés y se ha convertido en objeto de atención de los medios de comunicación. Asimismo se ha visto un incremento de publicaciones en blogs, secciones y redes sociales que dedicados a exponer, documentar y promover el qué hacer y las tendencias culinarias modernas.

María Mercedes Nouel, periodista gastronómica y relacionista pública, eleva el rol del periodista gastronómico y señala que para que la comunicación sea efectiva se requiere un comunicador especializado y que sepa de lo qué esta hablando. “Además se necesitan a los periodistas tradicionales, que trabajan en medios tradicionales para que así el mensaje llegue a quienes tienen que llegar, por supuesto sin dejar de lado a los influencers, quienes también tienen su alcance”.

Igualmente especialistas coinciden en que los medios de comunicación tradicionales han contribuído a “empujar y animar” a los ciudadanos a cocinar en sus casas, ampliar conocimientos, desarrollar técnicas y descubrir lugares con buena mesa. Han hecho que los ciudadanos se vuelvan más cultos gastronómicamente hablando y que sepan el significado de concassé, brunoise o esferificación.

En cuanto al área científica existen revistas especializadas dedicadas a la publicación de resultados y trabajos de investigación, los cuales se replican a su vez en los medios tradicionales, haciendo que estos se den a conocer masivamente. A diferencia de la moda y la gastronomía la salud no se ha masificado en las redes sociales, pero sí cuenta con espacio para ello, aunque no es lo popular.

Asimismo según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la comunicación en salud también puede contribuir en todos los aspectos de la prevención de la enfermedad incluyendo las relaciones médico-paciente, la adherencia del individuo a recomendaciones clínicas y regímenes terapéuticos, la construcción de mensajes y campañas de salud pública en conjunto con la diseminación de información concerniente a riesgos para los individuos y las poblaciones, o comunicación preventiva. En el aspecto de promoción es importante la exposición a los mensajes y la búsqueda por parte del individuo de información acerca de la salud, la utilización de imágenes de salud en los medios masivos de comunicación, la educación de los consumidores acerca de cómo ganar acceso a los sistemas de salud pública y de cuidado de la salud. Siguenos en Telegram , Instagram , Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones