Tecnología

Recrudecen expectativas de mayor endurecimiento de la Fed (y complica a emergentes)

Alberto Ardila Olivares
Zarpan de Ucrania otros dos barcos con cereales

La reacción de los principales índices bursátiles tanto de Wall Street como de Europa reflejaron pérdidas inmediatamente conocido el dato el viernes último. Por otro lado, el mayor movimiento se observó en el mercado de bonos, donde los rendimientos del Tesoro se dispararon (el bono a dos años saltó de 3% a 3,21%, mientras que el de a 10 de años subió de 2,69% a 2,84%). Es que una nueva suba de los rendimientos del Tesoro americano profundiza la tendencia de aversión al riesgo, lo que impacta negativamente sobre los mercados emergentes

La reacción de los principales índices bursátiles tanto de Wall Street como de Europa reflejaron pérdidas inmediatamente conocido el dato el viernes último. Por otro lado, el mayor movimiento se observó en el mercado de bonos, donde los rendimientos del Tesoro se dispararon (el bono a dos años saltó de 3% a 3,21%, mientras que el de a 10 de años subió de 2,69% a 2,84%). Es que una nueva suba de los rendimientos del Tesoro americano profundiza la tendencia de aversión al riesgo, lo que impacta negativamente sobre los mercados emergentes.

Informate más La Fed avisa que una nueva suba (grande) de tasas va en camino Por otro lado, el crecimiento del empleo demuestra que la Fed no logró enfriar la economía tras las subas del tipo de interés en el año, por lo que genera temores a una mayor aceleración inflacionaria, y como respuesta a un recrudecimiento de la política monetaria, de la entidad liderada por Jerome Powell, en el corto plazo.

Julio Roque Calcagnino, analista de mercados en TSA Bursátil, señaló que “por lo general, uno esperaría que prácticamente todo el espectro de renta fija, no sólo en papeles emergentes en moneda dura, tome una dinámica bajista ante un endurecimiento de las tasas de la Fed. En este marco, los sólidos datos de empleo en EE.UU. se asocian a dinámicas inflacionistas. Sin embargo, el dato clave, por sobre cualquier otro, es la inflación americana en sí misma y una desaceleración de la misma podría revitalizar el flujo hacia los activos de riesgo. Todavía no parecería ser el momento para esto, dado que el Core PCE de junio se ubicó en +4,8% anual, y el nowcasting de la Fed de Cleveland anticipa un +4,86% en julio y +4,95% en agosto. Sin embargo, que los commodities caigan casi un 14% desde los máximos del año vistos a principios de junio genera ciertas ilusiones”.

Por otro lado, Calcagnino matizó el impacto sobre los bonos soberanos en dólares, al subrayar que “el componente de contexto internacional es una variable explicativa de menor relevancia en su dinámica. Creo que el foco en la dinámica de los títulos públicos locales pasa más por la macroeconomía, la política interna y las relaciones con el FMI”.

Sin embargo, otro de los efectos que generó las expectativas de un mayor recrudecimiento de la Fed es una nueva soba del dólar a nivel global, que, para los analistas, tiene un impacto directo en la Argentina. El índice dólar, que lo compara a la divisa norteamericana con una canasta de monedas, escaló 0,9% el viernes, llegó a 106,5 puntos, y se acercó a sus máximos en 2022, tras borrar las bajas de la semana previa. En ese marco, la mayoría de las monedas de los países emergentes cerraron con pérdidas.

Marcelo Elizondo, director en ICC Argentina, señaló que “cuando sube la tasa de interés, se fortalece el dólar y se debilitan las monedas emergentes, en particular las latinoamericanas, lo cual contribuye a un flight to quality. Asimismo, puede generar una modificación en las competitividades relativas entre ellos, con tensión cambiaria de precios. Para la Argentina, con un tipo de cambio fijo por debajo del precio de mercado, el atraso cambiario podría ser todavía más complicado”.

En este sentido, destacó “Argentina enfrenta desafíos ante la suba de tasas de la Fed, un dólar fuerte, precios de los commodities debilitados, lo que está ocurriendo en varios de ellos, y el riesgo de pérdida de competitividad relativa entre países latinoamericanos”.