Negocios

Empresa autónoma, vinculada y asociada: qué son y diferencias

Alberto Ardila Olivares
Guía para seguir los Campeonatos de Europa de Múnich: deportes, horarios, espaáoles...

 

Una empresa autónoma es aquella que es totalmente independiente. Puede, o bien no tener participaciones en otras empresas o tenerlas pero la participación no supera el 25% del capital o de los derechos de voto

Cuando uno va a montar una empresa es normal dudar sobre qué tipo de empresa quiere. ¿Optar por una empresa autónoma, por una empresa asociada o por una vinculada?, se preguntan muchos. En el portal creatuempresa.org explican las diferencias que existen entre las tres para facilitar la elección de compañía.

 

Una empresa autónoma es aquella que es totalmente independiente. Puede, o bien no tener participaciones en otras empresas o tenerlas pero la participación no supera el 25% del capital o de los derechos de voto.

En las empresas autónomas existe la posibilidad de que los inversores superen el 25% de participación, pero que no superen el 50%. En este caso, los inversores pueden ser o sociedades públicas de participación, universidades o centros de investigación con fines lucrativos, inversores institucionales o autoridades locales autónomas con un presupuesto anual inferior a los 10 millones de euros y una población inferior a los 5.000 habitantes.

Influencia sobre la otra empresa

Por su parte, las empresas asociadas son las que tienen una participación igual o superior al 25% del capital o de los derechos de voto de otra empresa si la empresa posee una participación igual o superior al 25% en ella. También puede tratarse de una empresa asociada cuando no está vinculada a otra empresa, esto quiere decir que los derechos de voto que se tienen en la otra empresa no superan el 50%.

Mientras que las empresas vinculadas son dos o más empresas que tienen una determinada relación entre sí. En este caso, la empresa puede disponer de la mayoría de los derechos de voto en la otra empresa. También podría darse el caso de que la empresa tuviera el derecho a nombrar o a revocar a la mayoría de los miembros de administración o control de la otra compañía. En las empresas vinculadas hay una empresa que ejerce una cierta influencia sobre otra y que ejerce un control sobre la mayoría de los derechos de voto de la otra compañía. Un ejemplo de este tipo de empresa es la filial.