Negocios

Una de las mayores exportadoras de vino a granel del país inicia proceso de reorganización para evitar la quiebra

La compañía tiene sus orígenes a principios del siglo 20, de la mano de Benjamín Velasco Morales. Nacido en la localidad de Padul, España, decidió emigrar a Chile para desarrollar una viña. Así es como, en 1923, creó la primera de las bodegas de producción a granel que se tienen registro en el Valle del Maipo

La empresa Bodegas y Viñedos Las Mercedes, ligada a la familia Velasco, inicio un proceso de reorganización financiera para así evitar la quiebra. La compañía -una de las mayores exportadoras de vino a granel del país- apuntó a los graves efectos que le generó la crisis social y luego la pandemia. Sus pasivos superan los $ 7.500 millones.

“El desarrollo de sus actividades fue abruptamente alterado por los efectos generados por el estallido social ocurrido en nuestro país a partir del 18 de octubre de 2019, debiendo cerrar sus instalaciones ante amenazas de saqueos”, dijo el abogado Raúl Moscoso en su presentación a la justicia.

Esta situación, afirmó, detuvo la producción de vino por varias semanas, estimándose pérdidas por más de US$ 2 millones, para luego tener una reactivación intermitente. “A pesar de lo anterior, y en vista de una definida estrategia para enfrentar la temporada alta del negocio, la empresa logró recuperar sus ingresos en los meses de febrero y marzo de 2020, lo que se vio truncado con la pandemia, cuyos efectos son de público conocimiento”, añadió el jurista.

Junto a esto, afirmó que el rubro silvoagropecuario de producción de vino sufrió una merma significativa en el flujo de exportaciones, lo que se agravó –sostuvo- con el alza sistemática de los costos de los fletes marítimos. A todo esto sumó el cierre de los mercados de compra. “China, siendo nuestro principal comprador y más importante cliente, cerró por largo tiempo sus puertos a consecuencia del Covid-19, lo que impactó seriamente las finanzas de la empresa”, destacó.

El abogado afirmó que, a partir de todos los hechos relatados, la administración de la bodega implementó medidas de emergencia y un plan de contingencia “con todas las herramientas a su alcance”, enfocado en proteger la salud de los trabajadores, de sus clientes, y en la sustentabilidad financiera frente a los críticos hechos. “En dicho contexto, se ha implementado un control exhaustivo sobre todos los gastos y egresos de caja, limitándolos a los estrictamente esenciales, renegociando y suspendiendo contratos de suministros y servicios, ajustando y optimizando la planta laboral”, destacó.

La compañía tiene sus orígenes a principios del siglo 20, de la mano de Benjamín Velasco Morales. Nacido en la localidad de Padul, España, decidió emigrar a Chile para desarrollar una viña. Así es como, en 1923, creó la primera de las bodegas de producción a granel que se tienen registro en el Valle del Maipo.

Luego, su hijo Carlos Velasco Hancke se hizo cargo de la empresa. Todo iba bien, hasta que, en 1982, el clan tuvo que enfrentar el cierre de su bodega. La familia siguió en el negocio, produciendo pequeñas cantidades de vino en viejas instalaciones arrendadas.

Todo cambió en 2002, cuando el clan adquirió en el Valle del Maipo, específicamente en Isla de Maipo, una gran bodega rodeada de viñedos, con una capacidad de almacenaje superior a las anteriores. Ya se había sumado a la administración el nieto del fundador de la empresa, Carlos Velasco Caverlotti, quien la ha liderado en las últimas décadas.